Imprimir

Actitudes: ¿Qué hacer para vivir el Adviento?

1) Para vivir hoy nuestro peregrinar, la Esperanza cristiana es un pilar imprescindible. El tiempo de Adviento sirve para avivarla.

2) Ocasión para vivir con intensidad expresiones de esperanza como «Ven, Señor Jesús», esperando y pidiendo la venida del Cristo, del Mesías.

3) El esperar cristiano no es confiar. Confiar en la ayuda de Dios es necesario, pero la esperanza no se centra en la ayuda del Señor sino en su venida y presencia personal.

4) Otra de las finalidades del Adviento es hacer que germine -o se acreciente- nuestro amor o añoranza por la venida del Señor, amar el Adviento, como dice el apóstol.

5) Habituarse a leer y contemplar la venida del Señor en las expresiones con las que Israel expresaba, en las diversas épocas de su historia, la esperada venida del rey sucesor de David. Los profetas esperaban un mesías que no había venido, nosotros esperamos al Mesías que ya está presente pero que ha de venir cada día –sobre todo en el último día– de una manera más manifiesta.

6) Vivir la verdadera pobreza de la Iglesia, que la hace necesitada de una presencia del Señor más intensa y manifiesta. La firme esperanza de que el Señor vendrá –y la súplica intensa para que adelante su venida– no permitirá que nos desconcierten las deficiencias visibles de una Iglesia pobre de todo, incluso de cualidades en nosotros y en muchos de sus miembros. Cristo ha venido –parusía– y vendrá de manera más manifiesta –epifanía– y su deseado adviento curará nuestras fatigas.